Solidaridad. Fábula de Esopo: Los hijos del labrador (156)

Leído 15328 veces

Los vencedores no son aquéllos que están siempre aferrados a sus bienes; ni los que se pasan la vida rezando con las cuentas secas del deber; son aquéllos que aman porque viven, y vencen de veras porque de veras se dan; los que aceptan el dolor con toda su alma y con toda su alma separan el dolor; los que crean porque conocen el secreto de la única alegría, que es el secreto del desprendimiento

«Los hijos de un labrador vivían permanentemente en medio de discusiones y peleas. Sus llamados a la concordia  eran inútiles para hacerles mejorar sus sentimientos, por lo cual resolvió darles una lección con la experiencia.
Les llamó y les pidió que le llevaran un manojo de varas. Cumplida la orden, les dio las varas en haz y les dijo que las rompieran todas al mismo tiempo; más a pesar de todos sus esfuerzos, no lo consiguieron. Entonces deshizo el haz y les dio las varas una a una; los hijos las rompieron fácilmente.
-¡Se dan cuenta! -les dijo el padre-. Si también ustedes, hijos míos, permanecen unidos como el haz de varas, serán invencibles ante la adversidad; pero si están divididos serán vencidos uno a uno con facilidad».
Esta maravillosa fábula, escrita en el siglo VI aC por Esopo, nos ayuda a reflexionar sobre la necesidad de convertirnos en un haz de ideas, de fuerza, de entrega, que nada ni nadie puede destruir.
Necesitamos llegar al desprendimiento del que habla Tagore. En estos momentos las organizaciones, y las personas en particular, debemos hacer un ejercicio sincero de donación hacia todos aquellos que lo necesitan. Activar para ello la alegría y la sencillez, relativizando la importancia de lo que hacemos y potenciando lo que aún nos queda por resolver en este camino alucinante de convertirnos todos en uno.

Solidaridad. Fábula de Esopo: Los hijos del labrador (156)

44 Comentarios

  1. Jon
    Publicado 10 enero, 2010 a las 10:22 | Permalink

    Gracias por el post en domingo Joaquina. Otra enseñanza que saco de la fábula de Esopo es que los problemas, las diferencias con el otro, las dificultades en la entrega, hay que acometerlas una a una y no intentar solucionar todo a la vez.

  2. Joaquina Fernández
    Publicado 10 enero, 2010 a las 10:35 | Permalink

    Estimado Jon: Me uno a esta reflexión tan acertada. Uno a uno desde la simplicidad
    Gracias por esta estupenda ampliación al post

  3. Maite
    Publicado 10 enero, 2010 a las 11:55 | Permalink

    Soy una aprendiz pero me alluda a ser mas feliz y entregarme, el hacer el ejercicio de agradecer y aceptar lo que tengo gracias

  4. Ana B.
    Publicado 10 enero, 2010 a las 12:25 | Permalink

    Gracias por esta reflexión sobre la entrega. Pienso que un modo de activar la alegría es precisamente abrirse a dar porque ésta acción tiene, a su vez, como resultado, la alegría. Por otra parte, relativizar la importancia de lo que hacemos, seguro nos ayuda a conseguir que el dar se convierta en hábito. Feliz día de domingo

  5. cler
    Publicado 10 enero, 2010 a las 13:34 | Permalink

    Me gustaría ser testigo de ese día en que todos SOMOS UNO, y que da igual si tenemos preferencias distintas, idiomas distintos, o nuestra piel es de distinto color…Por lo pronto, intento acercarme a las personas que me rodean con lo que pienso tenemos TODOS en común y es algo que intento potenciar día a día y es la humanidad.

  6. Joaquina Fernández
    Publicado 10 enero, 2010 a las 13:40 | Permalink

    cler: al final se trata de coherencia e integración. El mundo está lleno de palabras y menos cambios. Caminemos por la autenticidad de las propuestas y será todo un éxito el ser Uno

  7. Joaquina Fernández
    Publicado 10 enero, 2010 a las 13:42 | Permalink

    Ana B. te propongo que compruebes en el día de hoy la verdadera relación entre dar y alegría para que sea una realidad y no sólo unas palabras que quedan genial escritas. Es una propuesta general. Busco discernir porqué estamos tan llenos de buenos deseos y ejecutamos tan pocos cambios profundos.

  8. Joaquina Fernández
    Publicado 10 enero, 2010 a las 13:43 | Permalink

    Maite agradecer a cualquiera y en cualquier momento. Pongamos esta actividad para los dias de la próxima semana

  9. Alicia Ahimsa
    Publicado 10 enero, 2010 a las 14:13 | Permalink

    “Todos somos lo mismo, todo esta relacionado” Mitakuye Oyasin
    “Pocos lo saben, y aún todavía menos lo sienten” Alicia Huhanska
    Sí, Joaquina, las organizaciones, y las personas en particular, debemos hacer un ejercicio sincero de donación hacia todos aquellos que lo necesitan.”
    …Y, si me lo permites, como no podría ser de otro manera, me gustaría aprovechar este post de la solidaridad para manifestar que entre todos aquellos que lo necesitan, no debemos de olvidar a LA TIERRA, la Pacha mama, la Makha, porque ella también NOS NECESITA.
    Pensemos en qué hacemos con nuestros ingresos, y para qué lo hacemos. Y no nos dejemos llevar ante el consumismo por el consumismo, porque como data Philippe Bourseiller en su libro “365 gestos para salvar el planeta”
    “El consumo desenfrenado de los recursos naturales mundiales y la producción creciente de residuos son, esencialmente, propios de los países más ricos, donde vive el 20% de la humanidad. Así, en el curso de su vida, una persona nacida en un país industrializado –como es nuestros caso- consumirá más recursos y generará más contaminación que unos cuarenta personas nacidas en un país en vías de desarrollo.”
    Y nos recuerda la urgencia, de que cuando no usamos algo, es inútil que lo conservemos. Nos ánima a darlo, explicando además a los niños, la importancia y el interés de este gesto, donde eso que nosotros no usamos, podrá volver a ser utilizado por otro que sí lo necesita.
    Practiquemos este gesto, y cualquiera que se nos ocurra, pero no olvidemos, que para ser solidarios , no basta sólo con reciclar y deshacernos generosamente de los objetos que nos sobran, hay que hacer un ejercicio individual de conciencia y de coherencia, para desprenderse por encima de todo, de las acciones que implican violencia, ya sea hacia uno mismo, hacia los demás o hacia un planeta que necesitamos salvar, para convertirnos -como expresa Joaquina de forma tan bonita- en haz de ideas, de fuerza y de entrega invencibles.
    Mil gracias a Joaquina, por este post que me enseña integración, reforzando tanto mi conciencia, como mis actos, y a todos, un abrazo en cadena, y justificaciones por la extensión de mis palabras… Alicia Ahimsa.

  10. m3
    Publicado 10 enero, 2010 a las 14:18 | Permalink

    Jon, tu reflexión me parece muy buena; las dificultades y problemas hay que tratarlos de uno en uno.

    Para hacer un “haz” fuerte habria que buscar el punto de encuentro y común con los demás para a partir de ahí empezar a resolver y entregarse. ¿pero cómo? Yo me suelo fijar más en las diferencias que en el punto en común ¿cómo creéis que de puede cambiar’

  11. Siloé
    Publicado 10 enero, 2010 a las 15:12 | Permalink

    Sencillez, aportar desde lo que somos sin miedos. Estoy buscando mi honestidad para no querer parecer lo que no soy, solo desde ahí puedo conseguir la fuerza para la unión.
    M3 siempre que aportas desde lo que tu eres en positivo, estás haciendo un haz muy fuerte. Busca tu diamante.

  12. Alicia Ahimsa
    Publicado 10 enero, 2010 a las 15:23 | Permalink

    … Uppsss! En el texto de arriba, antepuse una frase que lleva a confusión en lo que quise expresar, esta sería el orden correcto “…Y, si me lo permites, me gustaría, como no podría ser de otra manera, aprovechar este post de la solidaridad para manifestar que entre todos aquellos que lo necesitan, no debemos de olvidar a LA TIERRA…NOS NECESITA… Aclaro este pequeño detalle, porque aquí, el orden los factores, si altera el producto… Alicia Ahimsa.

  13. lels
    Publicado 10 enero, 2010 a las 15:58 | Permalink

    Cuando he sido una piña con los demás me he sentido muy feliz.

  14. Joaquina Fernández
    Publicado 10 enero, 2010 a las 16:03 | Permalink

    Querida Lels:he querido contestar a tu mensaje tan estupendo y he dado a una tecla equivocada. Espero que puedas repetirlo.

    Te contestaba esto:
    Pienso que debemos tener un dispositivo en el cerebro extraño. Casi todas las personas decimos cosas muy válidas que nos hacen felices, luego hacemos todo lo contrario. Si eso es una generalidad debe ser por algún impedimento o cortocircuíto ¿no crees? Sería estupendo encontrar el resorte y cambiarlo.

  15. lels
    Publicado 10 enero, 2010 a las 16:11 | Permalink

    Quería decirte que yo , en tu ramo, soy feliz.

  16. Joaquina Fernández
    Publicado 10 enero, 2010 a las 16:18 | Permalink

    Cuando leí la fábula de Esopo entendi el mensaje pero seguí discutiendo los privilegios de mi hermano en relación a los míos.
    Nadie me explicó que las ramas que permanecen juntas son indestructibles y que una a una somos débiles. Nuestro ramo, el que formamos todos juntos es único e invencible

  17. Joaquina Fernández
    Publicado 10 enero, 2010 a las 17:03 | Permalink

    Alicia me impresiona tu apasionamiento. Me pierdo entre tanta ilusión. Quizá me viniese mejor unas frases cortas donde pueda poner mi foco. Tus mensajes son tan profundos que al final me diluyo. Hoy me quedo con que hay un 20% de seres con posibilidades que estamos destruyendo el espacio del 80% restante. Gracias por recordarme la cantidad de cosas que no uso y guardo. A excepción de los libros y la música, bueno y los materiales de imprenta, de todo puedo desprenderme. me inicio en ello

  18. Paco
    Publicado 10 enero, 2010 a las 17:05 | Permalink

    No entiendo muy bien que las diferencias con el otro sea algo que acometer y solucionar, quizás hacen el haz más fuerte, si no las hubiera puede que el ramo se fuera hacía un único lado. A lo mejor el desprendimiento esté en seguir dando lo positivo como dice Siloe, aunque no comprendamos esas diferencias

  19. Joaquina Fernández
    Publicado 10 enero, 2010 a las 18:07 | Permalink

    Paco ¿cómo resuelves tu las diferencias que tienes con los otros? Esopo escribió esta fábula para resolver problemas graves de relación. Creo que hablas de puntos de vista, de modos, de alternativas diferentes, que son las que hacen grandes los ramos. De lo que habla la fábula es de la tensión por ello y el mejor modo de paliarlo. Eso no quiere decir que todos se agredan cuando no se llevan bien. tu caso es estupendo y un ejemplo.

  20. Lola Petit
    Publicado 10 enero, 2010 a las 18:09 | Permalink

    La soberbia me lleva a la separación… también la envidia. Y ser agradecida me une. Es un reto de luces y sombras en el que cada día estoy un poco más en la luz.

    Comparto las aportaciones de Jon y de Leles. Gracias Joaquina.

  21. Lola Petit
    Publicado 10 enero, 2010 a las 18:12 | Permalink

    Abandonar viejos modelos mentales nos lleva a dudar de los nuevos y a alternarlos durante un tiempo. Puede que sea esto lo que nos hace aprender tan despacio… o también la pereza.

  22. juan carlos
    Publicado 10 enero, 2010 a las 18:13 | Permalink

    Me quedo con esto: “relativizando la importancia de lo que hacemos y potenciando lo que aún nos queda por resolver en este camino alucinante de convertirnos todos en uno”.
    Me alegro que el hijo de Dios en esta reflexión ya no esté separado por las diferencias de los temperamentos y que el camino a la unidad inunde las reflexiones

  23. Alicia Ahimsa
    Publicado 10 enero, 2010 a las 18:21 | Permalink

    Para mi foco y el de todos;
    LAS PERSONAS NOS NECESITAN, PERO TAMBIÉN LA TIERRA.
    En el acto de desprendernos de lo material, puede haber un doble gesto; ENTREGA a esas personas que no tienen, para cubrir sus necesidades, y entrega a la tierra, para reducir el consumismo desenfrenado de sus recursos naturales.
    En el acto de desprendernos de conductas que no llevan implícito el amor, puede haber otro doble gesto; RESPETO y ACERCAMIENTO a las personas, para participar y vivir de esa unidad indestructible, y respeto y acercamiento a la tierra, para salvar un planeta que de continuo nos da todo, sin esperar nada a cambio.
    …Gracias por más de ti, para más de todos. Me inicio contigo como propone Jon, Joaquina, acomentiendo mis actos de uno en uno, Alicia Ahimsa.

  24. Joaquina Fernández
    Publicado 10 enero, 2010 a las 18:31 | Permalink

    Alicia Estupenda esta reflexión. De todos modos creo que el planeta se cuidará cuando las personas que vivimos en ellas nos demos cuenta de la necesidad que tenemos de su salud. Pocas personas cuidan su cuerpo que es más cercano. Imagínate lo distante que es el planeta para ellos. Hay algunas contradicciones al respecto interesantes.

  25. Joaquina Fernández
    Publicado 10 enero, 2010 a las 18:46 | Permalink

    Juan Carlos: Conocer cómo funciona el invierno y su elemento agua no le distancia del resto de estaciones o de los climas, le corporaliza, le da sentido funcional, que no total.
    El arquitecto diseña el edificio, el aparejador gestiona la obra, los espacialistas lo edifican. El proyecto lo hicieron todos, pero en el proceso cada uno tuvo su función. Ser católica, cristiana, musulmana, budista etc. no hace que existen muchas verdades, sólo muchos caminos para encontrar la Verdad Única.

  26. RA
    Publicado 10 enero, 2010 a las 19:07 | Permalink

    Posiblemente los hijos del labrador se habían propuesto alguna vez vivir en concordia, sin embargo “del dicho al hecho va mucho trecho”, “obras son amores y no buenas razones”, Joaquina, como dices a Lels sería estupendo encontrar el resorte que lleva a hacer las cosas válidas que decimos. Con esta intención de coherencia enfoqué los dos post anteriores y me han iluminado en la búsqueda, gracias.

  27. Publicado 10 enero, 2010 a las 19:11 | Permalink

    Cuando pongo el foco en lo que me falta del Camino y no me recreo en lo que consigo soy más feliz y capaz de ver las necesidades de los que tengo cerca.
    Quiero agradecer la fortaleza y ayudar a que las demás ramas también sean fuertes.

  28. mónica m
    Publicado 10 enero, 2010 a las 19:53 | Permalink

    Me apunto a encontar cuanto antes el resorte que cambie ese dispositivo, porque llega un momento que ya ni dices para ser algo coherente y porque aunque se crea firmemente que la solución está en el desprendimiento y en el camino que nos lleva a ser uno, se sigue haciendo todo lo contrario..

  29. mónica m
    Publicado 10 enero, 2010 a las 19:55 | Permalink

    Me apunto a encontar cuanto antes el resorte que cambie ese dispositivo, porque llega un momento que ya ni dices para ser algo coherente y porque aunque se crea firmemente que la solución está en el desprendimiento y en el camino que nos lleva a ser uno, se sigue haciendo todo lo contrario..

  30. Cristina O.
    Publicado 10 enero, 2010 a las 20:53 | Permalink

    Os admiro por vuestra capacidad de entrega. A mi me cuesta en muchas ocasiones dar, aceptar y perdonar.
    Me paso la vida poniendo buena cara, diciendo no pasa nada y que todo está bien en un intento de mostrar lo mejor de mi misma. En realidad me sucede que cada vez hay demasiados comportamientos que no me resultan admisibles (a veces algunos lo son pero no me refiero a ellos) y los mezclo con las ilusiones o expectativas rotas. Los sentimientos me desbordan hasta nublar mi pensamiento y, al final, acabo separada del haz de varas.
    Justifico la separación diciendome que no pertenezco a ese haz que mi lugar está en otro lugar. Me comporto como el patito feo, en este caso orgulloso y arrogante, en busca de su especie, por supuesto especie idealizada lejana a la realidad.
    Ahora me cuestiono: ¿No será que me es más cómodo rechazar a los demás o ser rechazada que esforzarme en desarrollar mi voluntad en un contexto plural y diverso?
    Si lo hiciera seguro que el orgullo y la arrogancia se transformarían en sentido de pertenencia y fortaleza de espiritu. En mi plan de acción para el 2010 estos son mis dos objetivos principales.

  31. Joaquina Fernández
    Publicado 10 enero, 2010 a las 21:35 | Permalink

    Cristina O. El sentido de pertenencia y la fortaleza de espíritu me parecen dos intenciones muy poderosas y geniales para salir del orgullo y la arrogancia.
    Espero que podamos encontrarnos en el proceso de conseguirlo

  32. Noemi
    Publicado 10 enero, 2010 a las 23:08 | Permalink

    Decian en una peli que vi este fin de semana, que si nos empeñamos en ver siempre por el espejo retrovisor de nuestro coche, seguiremos siendo incapaces de mirar hacia el paisaje que tenemos delante y mucho menos de guiar nuestro propio vehiculo.
    Es verdad que frustraciones, sueños rotos, en este largo caminar, a veces nos hacen mirar una y otra vez, siempre hacia atras, pero no con la intencion de revisar, sino para volver a alejarnos de nuestra verdadera esencia, nuestro autentico Yo, ese en el que Dar y Recibir, supone un acto que desprende el alma de cada ser y en la que no cabe conflicto interior.
    Creo que revisar el pasado es imprescindible, pero nunca para machacar nuestro presente… mejor revisarlo para atesorarlo.
    Joaquina, gracias por este post, un dia de nieves con la claridad en la noche que veo a estas horas por la ventana de mi habitacion.
    Feliz Año 2010.
    Noemi

  33. eva
    Publicado 10 enero, 2010 a las 23:15 | Permalink

    Muchas gracias por esta fabula tan familiar para mi y por todos los comentarios
    que lo refuerzan

  34. Joaquina Fernández
    Publicado 10 enero, 2010 a las 23:33 | Permalink

    Noemi En esta noche nevada conectemos nuestras mentes a los mejores pensamientos para ser un sol que caliente los hogares que están sin fuego, sin calor y sin alimentos.

  35. Dolo
    Publicado 10 enero, 2010 a las 23:35 | Permalink

    Estoy de acuerdo, permanecer unidos y dividir las dificultades para ir resolviéndolas poco a poco. Para mí fijarse en el punto común significa no envidiar el tamaño y fortaleza de otras varas, sino sentirse una vara más del grupo y centrar la atención en fortalecer la unión, cuantas más varas y más unidas, más fuerza común. El haz será más fuerte si se combinan diferentes varas.

  36. Alicia Ahimsa
    Publicado 11 enero, 2010 a las 1:16 | Permalink

    Joaquina, estoy totalmente de acuerdo en que pocas personas cuidan de su propio cuerpo, que, sin duda, es más cercano que el distante planeta, y aunque me concentro en la necesidad de acometer mis actos de uno en uno, buscando el equilibrio entre todas las fuerzas y todas las debilidades, para unirme al haz de ese universo indivisible, que conformaremos todos con todo, también me sentía en la necesidad de manifestar lo inminente de entregarnos al respeto de sus recursos naturales, y de concienciarnos en la importancia de que preservar su salud, es lo mismo que prevenir la nuestra.
    Gracias por unas palabras que me enseñan donde esta la prioridad, y por esta bellísima propuesta de conectar con los mejores pensamientos para ser un sol de entrega. Sueños cálidos, Alicia Ahimsa.

  37. Publicado 11 enero, 2010 a las 10:07 | Permalink

    Me adhiero a esta idea como meta del año..o de vida: “ejercicio sincero de donación….. potenciando, lo que aún nos queda por resolver en este camino alucinante de convertirnos todos en uno”. Mil Gracias

  38. Joaquina Fernández
    Publicado 11 enero, 2010 a las 13:05 | Permalink

    Agradezco a cada uno de vosotros los comentarios, y la fuerza para seguir compartiendo los domingos reflexiones del vivir.

  39. Joaquina Fernández
    Publicado 11 enero, 2010 a las 13:07 | Permalink

    Alicia el trabajo empieza en uno mismo y luego en todo lo demás. Cuidar lo que está lejos y nos reconforta es fácil. Cuidar y vencer la debilidad para con nosotros mismos es más costoso.
    Inicia una campaña para cuidar tu naturaleza interior y exterior. ya verás que cambio de perspectiva y que complejidad presenta.
    Ser ejemplo de cómo cuidarnos para cuidar

  40. Carmen C.
    Publicado 11 enero, 2010 a las 16:20 | Permalink

    Gracias Joaquina por tus lecciones con la experiencia.
    Gracias a todos por los comentarios, entre todos arreglaremos los “cortacircuitos” que no funcionen.

  41. Alicia Ahimsa
    Publicado 11 enero, 2010 a las 21:52 | Permalink

    “Ser ejemplo de cómo cuidarnos para cuidar” Gracias por la exactitud de tus palabras, Joaquina.
    En el aquí y en el ahora de mis actos, me inicio en la campaña de vencer una a una, las debilidades para conmigo misma, cuidando ambas naturalezas alternativa y simultáneamente, para aportar, al proceso de la solidaridad, la función que me corresponde. Un abrazo desde las fortalezas de mi naturaleza interna, Alicia Ahimsa.

  42. Esther U.S.A
    Publicado 12 enero, 2010 a las 2:14 | Permalink

    El hombre que ha empezado a vivir seriamente por dentro, empieza a vivir más sencillamente por fuera. Ernest Hemingway

    Es lo que estamos tratando de hacer aqui todos en grupo contigo Joaquina.

    Un saludo.

  43. Joaquina Fernández
    Publicado 12 enero, 2010 a las 11:06 | Permalink

    Esther: Qué maravillosas palabras de Ernest. Nos anotamos a vivir seriamente y sencillamente

  44. Publicado 9 octubre, 2012 a las 18:27 | Permalink

    y

Publicar un Comentario

Tu email nunca se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*