Enhorabuena Cataluña (por Jon Elejabeitia) (334)

Leído 3442 veces

Por Jon Elejabeitia

Parece que el progreso llega finalmente a España, por lo menos a una parte de España. Además de los últimos éxitos que han situado a nuestro país en el Olimpo de los deportes, se acaba de dar el primer paso para escalar unos cuantos puestos a nivel humano. El parlamento de Cataluña aprobó el miércoles pasado la abolición de las corridas de toros a partir del 2012. Gran noticia. A pesar de que, aún hoy, sigamos poniendo bolas de fuego y haciendo toda clase de salvajadas a los toros, por lo menos alguien piensa que es el momento de parar la barbarie, de dejar a un lado la imagen cañí de “la fiesta nacional”.

Se esgrimen principalmente tres argumentos para justificar la no supresión de las corridas de toros (politiqueos aparte):

  • Que se van a perder puestos de trabajo. Efectivamente así será, como siempre ha sido tras un cambio importante. Los ordenadores, la robótica, la mecanización, todas estas cosas provocaron que se perdieran puestos de trabajo y exigieron buscar nuevos proyectos, no a costa del sufrimiento de animales.
  • Que los toros de lidia desaparecerán como especie. Mejor morir de pie que vivir de rodillas. Una especie animal que solo se utiliza para hacer el salvaje en “fiestas” de diversa calaña, estará mejor desaparecida. No seamos cínicos los humanos hemos hecho desaparecer cientos de especies sin pestañear, desde la ballena Minke hasta el zorro colorado. http://www.barrameda.com.ar/animales/listado.htm#extinguidas
  • E

    l tercer argumento y seguramente el más poderoso es que el toreo es un arte. “El arte es la expresión de los más profundos pensamientos por el camino más sencillo” Albert Einstein. “El arte no reproduce aquello que es visible sino que hace visible aquello que no siempre lo es” Paul Klee. Podría seguir con cientos de citas y definiciones de arte. Todas ellas me transportan a un lienzo, una poesía, una obra de teatro, una fotografía… no he encontrado ninguna que defina las corridas de toros. Me parece hasta grotesco situarlas al lado de las Meninas, el Guggenheim o los versos de Lorca.

Una vez más Cataluña nos enseña el camino a seguir, mirando hacia Europa, hacia el futuro, hacia el humanismo. Desterremos, por favor, de nuestra cultura todo aquello que provoca sufrimiento y dolor gratuito, por muy bello que haya podido parecer a generaciones pasadas. Decía un biólogo que si desaparecieran los insectos del planeta, la vida sobre la Tierra se extinguiría en 50 años, y si desaparecieran los seres humanos, el planeta florecería en vida y abundancia. Empecemos respetando los seres que hay sobre la Tierra ya que muchas veces tanto nos cuesta respetar a los de nuestra propia especie.

(reproduzco la sensible viñeta de Forges aparecida en El País de hoy)