A vueltas con la creatividad (por okupa) (407)

Leído 7362 veces

Por okupa

Cuando Joaquina escribía su blog, dejaba que los sábados pudiésemos participar con nuestras aportaciones, como invitados. Recuerdo que mi amiga Dolo hizo una de esas aportaciones que tuvo hasta 63 comentarios solidarios. Todo un récord. Contaba precisamente su odisea ante la página en blanco para poder escribir algo y subirlo al blog. Empezaba: “Pantalla en blanco, mi cárcel, 2 de la madrugada”  Me llamó la atención la visión del acto creativo como una especie de parto para el que hay que sentarse, relajarse y prepararse, en vez de fluir con él.

De entre el montón de definiciones que pululan por ahí sobre la creatividad, me quedo con esta de Paul Matussek: “Creatividad es la capacidad de descubrir relaciones entre experiencias antes no relacionadas, que se manifiestan en forma de nuevos esquemas mentales, como experiencias, ideas y procesos nuevos”

Me gusta porque se aleja del acto creativo Divino, entendido este como una creatividad ligada a una especie de lugar privilegiado donde se produce la magia y se crea algo que nunca antes ha existido. Así, de la nada. El creador nos muestra entonces su obra. Yo vivo la creatividad como proceso, ligada a la actividad productiva. Desde luego está la intuición, la invención, el descubrimiento, la iluminación, la genialidad… Pero cuidado, la creatividad no está unida a un ser especial con atributos divinos al que se le ha concedido este poder. La creatividad nace de asumir la responsabilidad de tenerla.

Estaba hace un rato escuchando a un conferenciante norte americano hablando sobre ventas. Estuvo como 10 minutos hablando en contra de la originalidad. Durante todo ese tiempo mi dedo índice estaba muy cerca de la tecla de stop y mi cabeza discutía cada frase. Gracias a Dios escuché todo el argumento donde comparaba originalidad con ser único. El decía que las cosas originales no suelen tener beneficios. Como mucho a larguísimo plazo. Por ejemplo, el pan de molde tardó 15 años desde que se inventó hasta que se convirtió en el éxito comercial con lo que lo conocemos hoy. Sin embargo, las cosas que son únicas, dan resultados inmediatos. Eso no quiere decir que no haya que currárselo, quiere decir que son evoluciones creativas de algo existente. Por ejemplo, el mp4 como reproductor de música ya existía cuando salió el iPod. Sin embargo este último no es original, es único.

Os invito esta semana a ser creativos, evolutivamente creativos, que crucéis ideas dispares, que mezcléis vuestras pasiones y hobbies con vuestro trabajo del día a día. ¿Qué has aprendido este domingo de tu hija pequeña que puedas aplicar el lunes en tu trabajo? ¿Cómo vería ese problema que te atosiga un joven de 17 años? ¿y un pintor?

Seguro que resulta más fácil si destruimos juntos estos mitos sobre la creatividad:

Mito 1: La creatividad siempre llega como una epifanía

Mito 2: Siempre hay un camino claro hacia la creatividad

Mito 3: La creatividad es el resultado de un innovador solitario

Mito 4: la creatividad siempre se traduce en grandeza

Mito 5: Yo no soy creativo

Mito 6: Ser creativo en una pérdida de tiempo

Mito 7: la creatividad no es para adultos o personas con trabajos serios

Mito 8: Para ser creativo tengo que ser un artista

  – ¿NO EZ INCREÍBLE TODO LO QUE PUEDE TENED ADENTRO UN LÁPIZ?